18 de marzo de 2013

Nuevo coto de caza.

El mundo sigue girando...y hay que seguir en él avanzando y siempre listos para hacer siempre lo mejor!. Recuerdan a Kaa la Pitón? Cuando crecemos tenemos que cambiar algo de nosotros, la alegría de seguir en la manada grande se nos fué complicando tanto que es mejor partir y seguir manteniendo a los amigos y los buenos recuerdos. Zárate fué por varios años mi casa, pero se llenó de una jauría de malos espíritus, ya llegará el día en que los Dholes serán exterminados.
Por ahora estaremos avocados a revisar planes y conceptos, otear el horizonte y elegir un nuevo lugar donde cazar; entretanto nos sentaremos cerca de la Flor Roja para compartir algunas buenas historias, hablar de lo mejor que esperamos para vosotros y cómo ayudar a nuestros hermanos menores en su  aventura scout.
Desde yá aquí los espero para poder platicar en cada luna.

Tu y yo somos de la misma sangre!
Lobo Gris.

9 de junio de 2011

Ser scout...

Ser scout… Es más que pararse frente a un espejo y sonreír diciendo soy scout, repetir de memoria la promesa y la ley, o aprovechar un fin de semana largo para salir de campamento.
Ser scout… Debería unirnos más, abrazar a cada hermano al comienzo y al final de una tarea cumplida, afrontar juntos las dificultades, vencer la indiferencia.
Han pasado más de 100 años desde que la Primera Brigada Scout iniciara sus actividades, son miles los niños, adolescentes, jóvenes y adultos los que llevan orgullosos la pañoleta con los colores de su grupo, y en estos días los hemos visto cantar, jugar y llorar junto a los scouts de antaño; inclusive para los hermanos separados estos días también fueron de fiesta, y se olvidaron momentáneamente algunas diferencias alrededor de alguna fogata o una gran mesa. Soy scout… y tú también, qué puede contra eso?
Recordaba la facilidad de hacer amigos y perdonar afrentas que tienen los mas pequeños, y ellos aún no saben lo que es la flor de lis ni han oído hablar del gran jefe; a veces los adultos nos dejamos llevar por los de afuera - siempre habrán bandar-log - cedemos a sus lisonjas y verdades a medias, y olvidamos el dicho latino “divide ut regnes”, siempre habrá alguno que nos señale con el dedo sin conocernos bien.
En este centésimo aniversario algunos nos esforzamos más de lo usual para mantener el brillo de la roja y oro, no hubo actividad en la que no estuvimos presentes extrañando a los demás: la Misa Scout, el Amanecer del centenario, la Sesión Solemne, la Romería, pero al final del día y la festividad, marchamos junto con ellos o ellos junto a nosotros para decir a todos: Soy scout, y aquí están aquellos por los que vestimos de azul: nuestros niños y jóvenes!, miradlos como cantan, como marchan, como gritan sus barras, como saludan a su bandera y a sus autoridades, miren sus rostros alegres que reflejan su paz interior, quién tiene el coraje de empañar sus miradas?. Soy scout, y lo seguiré siendo aunque ya no vista el uniforme, porque no quiero estar sobre nadie sino ser el más servicial de mis hermanos.
Los Lobos no ladran, aúllan … aúllan fuerte y de frente; por eso cumplimos 100 años, porque antes que todo están las personas por las que dejamos horas de comodidad para dedicarlos a organizar nuestras actividades, capacitarnos, interesarnos en cada problema suyo como si fueran los de nuestros propios hijos, horas muchas veces no valoradas por los de afuera, que no entienden de esfuerzos sin salario ni recompensa. Por todo eso y mas, cuando las llamas de la fogata por los 42 años se levante por sobre todos no haré diferencias al extender mi mano, tampoco lo harán mis hermanos. Esto también pasará, porque Dios lo quiere, han habido peores temporales.
Nuestro grupo se yergue como el más representativo de la región, no por nosotros sino por nuestros niños y jóvenes, de ellos es el mérito, el nuestro es sólo de sacar lo mejor de ellos; “para qué sirve un niño recién nacido?” respondió T. Alva Edison cuando le preguntaron por la utilidad de la bombilla al vacío; el fruto de lo que hagamos hoy se verá mañana, cuando nuestros niños y jóvenes tengan sus propios destinos y familias; cantar, jugar, correr, gritar, respeto, obediencia y disciplina, es parte visible de lo que se aprende, lo que no se ve es el espíritu y es él quien nos gobierna de adultos. Hagamos pues nuestra tarea, lo mejor que podamos, todo lo demás no importa, no es escultismo.
Por otros 100 años de escultismo nacional y nuestros 42 grupal.
















































 
Siempre Listos Para Servir Mejor.

28 de diciembre de 2010

Diálogos bajo la luna: Honor y Lealtad.

Creo que tenía 6 o 7 años cuando a caballo recorría los prados de Acocancha con mi padre, la hacienda de mi abuelo se encuentra a más de 4500 metros s.n.m. en el departamento de Junín, entre cadenas montañosas y cerca del gran lago; parte de mis vacaciones escolares las pasé allí mientras mi abuelo vivía, lo demás las pasaba con mi padre acompañándolo por los campos sembrados de papas y maiz en toda la región pues trabajaba para el Agroban; así nació mi amor por la naturaleza y la vida en el campo, a conocer y valorar la vida silvestre, acampar bajo la lluvia, no temer a la oscuridad, comer de la naturaleza, recorrer kilómetros sin descanso, a pescar con caña y sebo de “cuyucos” (gusanos de tierra), atrapar ranas, buscar huevos en el pajonal, a cazar con escopeta y rifle, a lazar reses, cuidar de los carneritos que la helada había dejado huérfanos, etc.
Con los años mi padre trabajó en Huasahuasi, la zona productora y reserva natural de papas más grande del país hasta hoy en día, mis vacaciones con él recorriendo cada rincón y chacras son inolvidables, su don de gentes y respeto al hacendado y al más humilde campesino, su facilidad de palabra en los grandes acontecimientos, la gratitud y las buenas maneras en todos sus actos son imborrables. Jubilado ya, retomó por un tiempo la conducción de la hacienda paterna ganándose la confianza de los pastores y las gentes del lugar, desde hace muchos años, décadas, ya no era el hijo de don Germán, donde quiera que fuera todos lo llamaban don Darío, conocedor de las artes ganaderas y agrícolas, pero sobre todo amigo sincero y leal, y los tenía a raudales a quienes siempre platicaba de sus nietos y ocurrencias, siempre preocupado por sus hijos a pesar que ya todos dejaron de ser niños, conversador incansable, crítico social y político que siempre daba gusto escuchar, como a un maestro en medio de sus pupilos; pero ya no está conmigo, con nosotros, partió al encuentro del señor y mi madre una fatídica madrugada, dejándonos un gran vacío y una senda que seguir.
Uno de mis hijos me preguntó en el sepelio “por qué los buenos siempre se tienen que ir?”, hasta hoy no encuentro una respuesta que darle, estoy seguro que entre todas las cosas su mayor frustración fue el de no dar a sus nietos su abrazo y regalo por navidad, pero ahora eso está de mi cargo, que no hay mejor regalo que el que nos dejó, su ejemplo cotidiano, noble y grande hasta el último día.
Honor y Lealtad, creo que esta frase resume en gran parte su vida, como todos los seres humanos, tenía sus imperfecciones, pero eran más sus bondades y son las que quiero recordar y mencionar, lector incansable, cumplidor de lo ofrecido, siempre primero en llegar y nunca dejar un trabajo a medio hacer, su don de gentes y respetuoso de las personas y tradiciones, creyente, noble y leal.
Misión cumplida don Darío.
Descansa en paz papá.

Lobo Gris
Oscar E. Agüero.

Mi Manada Z90

Clan de Rover Gurkhas

C.A.S. "Miguel Checa Solari"

C.A.S. "Miguel Checa Solari"
Este es el campo del Grupo Scout Zárate 90 en Mangomarca. Algún día los cerros serán verdes.